Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +



domingo, 15 de enero de 2017

Todo está dolarizado, menos los sueldos. Por Guillermo García


GUILLERMO GARCÍA N. | EL UNIVERSAL

La gran tragedia que vivimos los venezolanos es que los costos y precios se encuentran fijados en dólares del mercado paralelo, mientras los ingresos y salarios están en bolívares devaluados sin ningún poder de compra por la hiperinflación. En consecuencia, para poder equilibrar la ecuación habría que dolarizar los salarios y para ello la implementación de un esquema de dolarización plena de la economía venezolana, como lo he venido plan­teando desde hace 3 años. Los venezolanos perdieron la confianza en el bolívar como moneda.

Aumentos salariales se convierten en sal y agua. A pesar de que el Ejecutivo Nacional aumentó el salario mínimo en cuatro ocasiones en 2016, la hiperinflación y el control de cambio convierten cualquier aumento en sal y agua. Debido a la hiperinflación que vive el país, los ajustes salariales no representan ningún beneficio para el trabajador. De acuerdo al presidente de Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga: “si se compara el ingreso real (salario mínimo más bono de alimentación) de enero 2016 con el de enero 2017, la caída es de 44,36%”. Con estos niveles de hiperinflación no hay ningún aumento salarial que pueda proteger el poder de compra del salario. Esto ha llevado a que el bolívar se ha pulverizado y la hiperinflación hace estragos en la mayoría de los venezolanos. El BCV no ha cumplido con su objetivo principal: garantizar la estabilidad de precios y la fortaleza de la moneda.

El presidente Nicolás Maduro anunció como un gran logro el alza de 50% del salario mínimo, que lo llevó de 27.092 bolívares a 40.638 bolívares al mes; la realidad es que el ingreso de los venezolanos sigue muy por debajo de lo requerido para cubrir la canasta alimentaria, y si comparamos el salario mínimo en términos de dólares con el resto de la región, el salario en Venezuela es el más bajo de todos. El gobierno asegura que la remuneración de los venezolanos es de las más altas del mundo porque usa como referencia de cálculo la tasa de cambio preferencial de 10 bolívares por dólar (Dipro). La pregunta: ¿Pueden los venezolanos comprar dólares a ese precio de dólar Dipro? Ni siquiera al precio de dólar Simadi (676,71 bolívares por dólar) tienen posibilidad. Es decir, aun teniendo la opor­tunidad de comprar al precio de dólar Simadi, el salario mínimo calculado con dicha tasa Simadi equivale a 60 dólares al mes, o 2 dólares al día. Ligeramente por encima de lo que considera el Banco Mundial el ingreso de un país con pobreza extrema, que es de 1,9 dólares por día. Y si tomamos como referencia de compra el del dólar de mercado paralelo, el salario mínimo en Venezuela se coloca en uno de los más bajos del mundo, apenas US$ 12,14 al mes, por debajo del salario mínimo en Cuba.

Comparación de salarios mínimos Para poder comparar y tener una idea clara del drama en Venezuela, veamos el ingreso de salarios mínimos en la región latinoamericana y Centroamérica. Panamá un salario de US$ de 600,00; Argentina: 8.060,00 pesos = US$ 538,00; Chile: 270.000 pesos = US$ 394,00; Uruguay: 11.150 pesos = US$ 358,00; Ecuador: US$ 375,00; Guatemala: 2.607 quetzales = US$ 344,00; Paraguay: 1.964.507 guaraníes = US$ 340,00; Brasil: 937,00 reales = US$ 288,00; Bolivia 1.805 bolivianos = US$ 262,00; Perú: 850 soles = US$ 250,00; Colombia: 737.717 pesos = US$ 245,00; México: 2.433,22 pesos = US$ 114,35. (Datos: Rebeca González)

¿Quieres ganar tu sueldo en bolívares o en dólares? Como señala mi amigo, el buen economista Willians Ruiz, “ganar en bolívares, manipulables, susceptibles a devaluaciones de por vida, con pérdidas continuas y aceleradas del poder adquisitivo producto del financiamiento inflacionario; ¿o prefieres ganar en dólares poniendo a salvo tu dinero, ahorro, inversión, y pensión de la política monetaria expoliadora del BCV y el gobierno, eliminando para siempre la perversa y manipuladora estrategia de controles cambiarios y demás experimentos de política monetaria? ¿O quieres tener tu dinero en una moneda aceptada y reconocida en todo el mundo? Esta es la pregunta que se debe realizar a los venezolanos y los trabajadores. Nos imaginamos cuál será la respuesta.

La dolarización no es la fórmula mágica para resolver los problemas económicos del país, pero logrará, a corto plazo, una estabilidad monetaria que incluye una reducción drástica de la inflación a nivel de un dígito, tasas de interés bajas, y de la incertidumbre para invertir. Se recuperará el ahorro y el patrimonio de los venezolanos, porque se elimina el riesgo de la devaluación, se mejora la capacidad de compra real de los salarios al eliminar los riesgos de devaluación y alta inflación.

Sí es posible la dolarización plena. He planteado un esquema para establecer la dolarización plena en el país, con la posibilidad de un salario mínimo de alrededor de US$ 240,00 mensual. Siendo incluso competitivo con el resto de la región. Sí es posible efectuarlo.

Asesor Financiero
Candidato AMDP Harvard University
finanzasaldia@gmail.com
@asesorfinaciero


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI