Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +



sábado, 25 de junio de 2016

Oposición alcanzó el 1% de las firmas. ¿Ahora qué sigue?. Preguntas y respuestas. Por Eugenio Martínez


Eugenio Martínez / Prodavinci

¿La oposición logró validar el 1% de las firmas
en todos los estados?

Durante los cinco días que duró el proceso de autenticación de huellas, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) logró movilizar a más de 1% de los electores necesarios en cada uno de los 23 estados del país y el Distrito Capital. Sin embargo, aún no puede afirmarse que todas estas personas lograron validar positivamente su firma.

Según la normativa del CNE, a partir del lunes 27 de junio comenzará la auditoría y revisión biométrica de las huellas registradas en las 300 captahuellas que fueron desplegadas para este proceso.

¿Qué hace que el CNE tenga que validar la autenticación
si se hizo en sus equipos y ante sus funcionarios?

Para esta etapa, el CNE podía optar por utilizar un sistema similar al empleado durante las elecciones que permite la comparación (1:1) en tiempo real entre las huellas de los electores que acudan a votar y los archivos del organismo comicial.

Sin embargo, los rectores optaron por un proceso en el cual sólo se registró digitalmente la huella de las personas que acudieron a validarla, para después realizar una revisión posterior.

¿Cuánto tardará la revisión posterior de la huellas?
¿Pueden anular la huella de una persona
que acudió a los puntos de autenticación del CNE?

Según la normativa del CNE, el proceso de auditoría y revisión biométrica que se le hará a las firmas tarda 20 días hábiles. La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, se comprometió a entregar el 26 de julio el informe definitivo sobre la cantidad de firmas validadas en cada estado.

Entonces, la revisión de las huellas comenzará el lunes 27 de junio con el siguiente procedimiento:

1. Todas las huellas de las personas que acudieron a validar su firma entre el 20 y 24 de junio serán comparadas digitalmente contra el archivo de impresiones dactilares del organismo comicial.
2. Si en esta comparación 1:1 el AFIS (Automated Fingerprint Identification System) utilizado por el CNE identifica positivamente a un ciudadano, se considerará que su firma fue validada correctamente.
3. Los registros que superen esta revisión digital serán los que el CNE considere para evaluar si se cumple la meta de 1% de firmas en cada estado.

Si en la revisión la huella
no coincide con el archivo del CNE, ¿se anula?

No. Los registros biométricos que no tengan una comparación positiva contra los archivos del CNE pasarán a un proceso de revisión manual, en el cual dactiloscopistas contratados por el organismo comicial analizarán si la impresión dactilar del firmante coincide en los 12 puntos característicos de la huella con la información almacenada por el CNE.

Ahora bien: si los dactiloscopistas determinan que la huella almacenada entre el 20 y 24 de junio coincide con el registro del CNE, entonces esa firma será considerada como válida.

¿Y si hubo alguna usurpación de identidad
para boicotear el proceso?

Si alguna persona usurpó la identidad de otra durante el proceso de autenticación de huellas, será relativamente fácil identificarla mediante la impresión dactilar que registró.

En estos casos, los técnicos de la oposición han solicitado al CNE que se pase a disposición del Ministerio Público los casos comprobados de usurpación de identidad. No obstante, el CNE no se ha pronunciado a la fecha sobre esta petición.

En los casos comprobados de usurpación de identidad que se registraron durante las elecciones de 2012, 2013 y 2015, el organismo comicial no informó oportunamente al Ministerio Público de estas irregularidades.

¿Por qué no pudieron autenticar
las 1.3 millones de personas con la firma validada?

La distribución de las 300 captahuellas que habilitó el CNE hacía imposible que lograran validar sus huellas todas las personas habilitadas.

Además de los retrasos logísticos en el flujo de firmantes que se vivió en algunas Oficinas Regionales Electorales y de las acciones para impedir el traslado de electores que se denunciaron en algunos estados, se debe recordar que de las 300 captahuellas desplegadas por el CNE hubo 100 que se ubicaron en zonas del país donde sólo firmaron 21.172 electores. Otras 97 de esas 300 captahuellas fueron distribuidas en regiones donde firmaron 106 mil personas. Sólo un tercio de las captahuellas fueron ubicadas en zonas de alta densidad electoral y, por ende, de alta densidad de firmantes. En concreto: sólo se asignaron 103 máquinas captahuellas para una suma de municipios donde firmaron 490 mil electores.

Por otra parte, se debe destacar que hubo 619 mil personas que firmaron y cuyas firmas fueron Luegovalidadas por el CNE, pero no dispusieron de puntos de autenticación en sus municipios. Eso implicó que en algunos casos debieran trasladarse a regiones donde estuvieran operativos puntos de validación para tratar de autenticar sus huellas. Y esa distribución de las captahuellas provocó una situación tal que mientras 103 puntos estuvieron colapsados durante los cinco días del proceso, otros 197 permanecieron en su mayoría vacíos o con pocos firmantes.

Siendo así, ¿cuántas personas habrían podido
validar sus huellas en las 300 máquinas?

En total, la máxima capacidad instalada de los 300 equipos captahuellas sugería que sólo alcanzarían a autenticar sus huellas unas 600 mil personas, pero siempre y cuando las 300 máquinas operaran de manera corecta, cosa que no sucedió. En este sentido, la oposición se planteó como meta lograr validar un promedio de 1,6% de los electores en cada estado, una meta equivalente a 311 mil personas.

En el ámbito nacional, la meta de la oposición se cumplió al finalizar el cuarto día de la jornada de validación cuando se reportó que 326 mil personas habían logrado registrar su huella.

¿Qué falta para activar el referendo revocatorio
contra Nicolás Maduro?

De modo general, se pueden resumir los pasos que vienen de la siguiente manera:

  1. Al finalizar la jornada de autenticación de huellas, se debe esperar por el reporte del CNE que se ofrecerá formalmente el 26 de julio.
  2. Si la oposición logró validar 1% de las firmas en todos los estados, el CNE deberá autorizar a la MUD para que solicite la activación de un referendo revocatorio.
  3. La MUD tendrá que solicitar que se realice una segunda recolección de firmas equivalente a 20% de los electores del Registro Electoral, un proceso que podría ocurrir a mediados del mes de septiembre. Para este proceso la MUD y el CNE deben acordar la cantidad de puntos de recolección de firmas y su ubicación. Técnicos de la oposición sostienen que se necesitan, al menos, unos mil puntos activos de recolección de firmas para lograr la meta de cuatro millones de firmantes.
  4. Realizar la recolección de firmas y autenticación de huellas del 20% del RE.
  5. Organizar el Referendo Revocatorio. Según la normativa del CNE, debería realizarse en los 90 días siguientes al proceso de recolección del 20% de firmas.
  6. Celebrar el referendo revocatorio.


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


Qué Opinas?