Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +



miércoles, 9 de agosto de 2017

¿Por qué todo el país es un desastre?. Por Herbert Hudde


HERBERT HUDDE | EL UNIVERSAL

En un programa de TV sobre las líneas aéreas, vi que su situación es un caos: las internacionales se van del país porque no les pagan, y las nacionales no funcionan porque no pueden comprar repuestos ni hacer el mantenimiento de los aviones. ¿Por qué? Porque no hay $.

Las ensambladoras y los fabricantes de autopartes están paralizados, y el país está sin vehículos ni repuestos. ¿Por qué? Porque no hay $.

Las industrias no funcionan por falta de materias primas, de equipos y repuestos, porque no hay $.

El agro, igual. Las semillas, los agroquímicos necesarios, etc., no existen; la maquinaria no funciona, y así sigue la cosa, porque no hay $.

Decenas de edificios están sin repuestos para los ascensores, porque no hay $.

Peor no puede ser la situación de los medicamentos y demás insumos de salud que nuestro pueblo requiere desesperadamente, porque no hay $.

¿Se habrán dado cuenta los miembros del combo económico de Maduro de que en todas nuestras penurias está presente el hecho de que no hay $?

¿Qué ha hecho el Gobierno para solucionar este problemón?

Lo único ha sido regalar escandalosamente unos bonos en $ a Goldman Sachs para obtener unos pocos miserables $, por los que se pagará 4,33 veces lo recibido que, según se dice, se emplearon en comprar lacrimógenas y otros armamentos para reprimir las manifestaciones de la oposición. De resto, más nada.

Evidentemente se necesita obtener $ con desesperación, y en cantidades suficientes para paliar este desastre, pues de lo contrario nuestro aparato productivo continuará paralizado, seguirá muriendo gente por desnutrición y falta de medicinas, y seguiremos pasando las mil y una penurias.

No voy a comentar quién tiene la culpa de que no haya $ ni para remedio, pues ya les he aclarado que absolutamente toda la responsabilidad de esa carencia es de este nefasto Gobierno, por su gigantesca incompetencia y corrupción, sino que me ocuparé de indicar lo que este debe hacer para medio surfear este penoso drama, a lo cual hasta ahora se ha negado tercamente.

Los países obtienen $ por 2 vías: 1) exportando bienes y servicios, y 2) a través de financiamiento externo, es decir, pidiéndolos prestado afuera.

Hasta ahora Venezuela los obtenía mayoritariamente por la vía de la exportación de petróleo, y en pequeña medida por la del financiamiento externo, utilizado irresponsablemente por CAP y por Chávez. Pero se nos acabó la locha por la caída de los precios petroleros, lo que parece va a durar bastante. Como Chávez absurdamente nos endeudó hasta los tequeteques cuando los precios del petróleo estaban altos, ahora no nos prestan más, y como para colmo tenemos que pagar esos $ que nos entraron (mejor dicho, le entró a un grupo de vivos), ahora sí que estamos fritos.

Ante esta situación, nuestro astuto Gobierno y la dirigencia chavista genialmente descubrieron de repente que la causa de todos los males del país es que hemos tenido un modelo rentista petrolero, y con su proverbial eficiencia van a arreglar rápidamente este entuerto, pues de un solo plumazo decretaron el cambio de ese modelo por otro productivo que, además de producir abundantemente, muy en breve va a exportar lo que nos hace falta para resolver el problema de la falta de $. Ante el Consejo Nacional de Economía Productiva Maduro dijo esto (no se lo pierdan): “no olviden estas palabras…, nosotros los venezolanos vamos a asombrar al mundo con el nuevo modelo económico que vamos a articular a partir de la Constituyente; vamos a asombrar al mundo…”. Así que no nos para nadie, y muy pronto los $ se nos comenzarán a salir hasta por las orejas.

Bueno, sigamos creyendo. ¿A quién carrizo vamos a asombrar? Suponiendo que lo hiciéramos, eso lleva años, así que por ahora la única salida es apelar al financiamiento externo. Pero por aquí la cosa también está peluda, porque nadie nos quiere prestar, y si lo hacen es a tasas tan descomunales, que resulta preferible que no lo hagan. Lo único que queda es ir al FMI y los otros, que precisamente están para casos como el nuestro; pero esta vía también está cerrada. ¿Por qué? Pues porque el chavismo no quiere ir al FMI, Banco Mundial, etc., que nos prestarían a tasas razonables y en buenas cantidades. ¿Por qué no quiere ir? Porque tendría que elaborar y presentar un programa económico razonable, que es precisamente lo que necesitamos, y ello colide con las bolserías que el eterno les inculcó. Además, Maduro y su combo han reiterado sus bravatas de costumbre de que no nos vamos a arrodillar ante nadie y menos ante esos hambreadores de pueblos que son el FMI y sus socios, así que, amigos, la gata se montó en la batea.

Bueno, lo que tiene que hacer el Gobierno es eso: ir al FMI y compañía a buscar ese aire que nos permita medio respirar, no morirnos de hambre y de mengua, mover nuestro aparato productivo, y, en fin, sobrevivir con algo de dignidad.

Maduro y combo: por culpa de ustedes agonizamos por no tener $; ¡búsquenlos!

herbert_hudde@yahoo.es


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI