Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +



jueves, 22 de diciembre de 2016

¿Es sostenible la baja en el tipo de cambio paralelo?. Por Asdrúbal Oliveros


Por Asdrúbal Oliveros y Pilar Navarro / El Estímulo

Después de un alza inusitada entre noviembre y los primeros días de diciembre, producto principalmente de la fuerte inyección de liquidez en el sistema financiero venezolano y el pago de Pdvsa a sus proveedores en bolívares, el tipo de cambio paralelo ha retrocedido en forma importante. Sin embargo, conviene evaluar el contexto en que se da este movimiento.

El pasado domingo 11 de diciembre, el presidente Nicolás Maduro tomó una decisión sorpresiva: sacar de circulación en apenas tres días el billete de cien bolívares, además de cambiar al titular de la Superintendencia de Bancos. La medida tiene alto impacto pues el billete de 100 bolívares representa el 48% de las piezas de billetes en circulación (al cierre de noviembre) y es equivalente al 77% del efectivo en nuestra economía. El presidente Maduro justificó una decisión tan drástica con el argumento de quebrar a las mafias que operan fuera de Venezuela, especialmente en Cúcuta y que se estaban llevando nuestros billetes.

La banca tras el lunes bancario del 12 de diciembre entró en un proceso masivo de retiro de los billetes de cien bolívares, el nuevo titular de la Sudeban también ordenó meterle el ojo a las operaciones de grandes volúmenes que pasan por el sistema financiera y se ordenó el cierre de las fronteras con Colombia y Brasil.

De forma tal que la economía venezolana entró en una especie de shock. Una mezcla de asombro, pánico y paranoia. Elementos que no podían dejar de afectar al mercado negro. El tipo de cambio de referencia de Cúcuta empezó a descender dada la imposibilidad de realizar operaciones bolívar-peso, las mesas de cambio que operan en forma clandestina dejaron de operar por temor a ser desmanteladas por las autoridades y los grandes compradores de divisas dejaron de demandar temerosos de que sus operaciones a través del sistema financiero venezolano quedaran expuestas frente a la Sudeban, es decir, el gobierno.

Así a mi modo de ver, no es que el tipo de cambio paralelo está descendiendo, sino que el mercado paralelo se ha mimetizado, prácticamente desaparecido, en medio de un país que hasta hace unos días se desvivía por acumular todos los billetes de cien bolívares que pudiera para luego cambiarlos, sin la certeza de tener efectivo en el corto y mediano plazo. Al momento de escribir estas notas, no hay operaciones relevantes en el mercado paralelo a pesar de una reducción que pudiera ser atractiva para muchos. De esta forma un Estado represor es un excelente inhibidor.

La pregunta relevante es la que da pie a este artículo: ¿Es sostenible? Hemos dicho hasta el cansancio que lo que pasa en el tipo de cambio paralelo es un reflejo de los múltiples desequilibrios que afectan a la economía venezolana y que están lejos de resolverse. Es iluso pensar que la baja en el tipo de cambio no oficial será sostenible y permanente mientras tenemos un déficit fiscal que es financiado desde el Banco Central, que trabajamos con tasas de cambio oficiales cuyo acceso no es nada transparente y ordenado y cuyo precio se fija en forma arbitraria, que tenemos una elevada inflación que hace que el crédito sea un regalo y el ahorro se pulverice. Súmele además que mientras Venezuela no alcanza una solución política a sus problemas, el tipo de cambio paralelo se estabilice. Eso mis queridos lectores no es posible.

Cuando esta economía vuelva otra vez a su nivel de normalidad esto es, la crisis nos siga explotando en la cara y las autoridades sigan siendo incapaces de resolver nuestros desequilibrios, entonces el tipo de cambio paralelo volverá a mostrarnos su peor cara. Venezuela necesita respuestas a sus problemas económicos desde el ámbito de la política económica y no del ejército o la policía.

Y volviendo a la pregunta que motivó escribir este artículo, solo me resta decirles: hasta que no se resuelvan los múltiples desequilibrios que afectan a la economía venezolana, no hay razones para pensar que el tipo de cambio paralelo entre en una senda sostenible de apreciación. Aprovecho para desearles unas felices fiestas y esperando que 2017 sea benevolente con nosotros. Pongo a Venezuela en manos de la Sagrada Familia de Nazaret y nos leemos el año que viene.


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI